Maternidad del siglo XXI ¿”Madre hay una sola”?

Madre, ¿no hay más que una?

Desde tiempos antiguos, se ha venido afirmando que madre “no hay más que una”, pero ¿y actualmente?

Refieren los historiadores, que en las sociedades primitivas donde dominaba el matriarcado, los individuos nacidos de uniones colectivas no sabían quién era su padre , pero sí su madre, ligando la filiación al parto.  En la sociedad patriarcal, caracterizada por el poder masculino sobre la mujer, las uniones monogámicas sustituyeron a las uniones colectivas, dando la oportunidad al varón de conocer a sus descendientes y castigando severamente a la mujer adultera.

 Actualmente, en nuestro ordenamiento jurídico, la filiación de los hijos nacidos por gestación, queda determinada por el parto, no permitiéndose el contrato de gestación para un tercero, es decir, el uso del popularmente conocido como útero de alquiler, legal en otros países.

 Con el avance de las técnicas de la medicina reproductiva, las parejas con problemas o dificultades en su fertilidad, así como las mujeres con pareja femenina y mujeres solas, pueden ver cumplidos sus deseos de tener descendencia, pudiendo quedar ligados genéticamente o no a sus hijos. En ocasiones las parejas han de recurrir a la recepción de gametos donados (óvulos y espermatozoides) o preembriones, donados por otras parejas.

 Y todo esto sin olvidar otros modelos de filiación como son por ejemplo, la adopción y los nuevos modelos de familias reconstituidas o ensambladas (tus hijos, los míos y/o los nuestros)

 Por todo ello, y más, se podría decir que actualmente tenemos tantos modelos de maternidad como familias existen: madre biológica, madre genética, madre subrogada, madre social, co-madre, madre por elección, función de madre, madre de leche, madre adoptiva, madre de acogida, madre sola, madrastra….

 Y el cine se ha hecho eco de estos cambios sociales, con multitud de películas que nos hablan de los diferentes modelos de maternidad, desde “Los chicos están bien” (pareja de lesbianas con hijos), “Como los demás” (pareja gay en su deseo de ser padres), “El plan B” y “Un pequeño cambio” (mujeres solas que acceden a la maternidad), “Baby mama” (mujer de 40 años que alquila un útero para acceder a la maternidad)…. etc y recientemente “Admission”, estrenada en Marzo en EEUU y que llegará a las pantallas de otros países durante el mes de Junio. En este último film, la escritora y actriz Tina Fey, ridiculiza los esfuerzos de una mujer cercana a los 40 años para tener niños (comedia), pero es una actriz que se toma la maternidad muy en serio[1].
                                          

Vicenta GIMÉNEZ
Psicóloga-Psicoterapeuta
Unidad de Medicina Reproductiva
Hospital Quirón San Sebastián

               


[1] Stanley, A. (Marzo, 2013) El romanticismo de la maternidad. Periódico: “El País”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s