La naturaleza cíclica de la mujer

Soy Atenea, la Virgen Eterna, el fuego que crea la sabiduría femenina. – Cogió a Eva de la mano y continuó. – Tu ciclo no sólo te proporcionará energías creativas para engendrar un niño real; asimismo te permite dar vida a una idea, que también es tu hija. Entonces tocó la frente de la jovencita. – Tu produces la chispa de la vida, la llevas en tu cuerpo, la nutres y dejas que crezca para por fin hacerla salir al mundo. Los niños reales lo hacen a través del útero, mientras que las ideas surgen de tu cuerpo, tus manos, tus pies, tu voz. – Besó la mano de Eva como rindiéndole homenaje y siguió hablando-. Una mujer que no tiene hijos no está incompleta no es antinatural, ya que su descendencia son las ideas que lleva en su interior, y su nacimiento es el modo en que las expresa en el mundo material. – ¿Y de donde provienen estas ideas?- preguntó la jovencita, perpleja.

– Tu sexualidad despierta ciertas energías que siembran las semillas de la inspiración. El acto sexual puede crear tanto un niño real como una idea, y ser el fuego que guía al artista, el poeta, el músico y vidente. Es un acto sagrado pues plasma lo divino en el mundo real.

Eva sintió que sus propios dedos generaban calor y palpitaban en su necesidad de crear. -¿Cómo son esas hijas-ideas? – Quiso saber.

-Pueden adoptar infinitas formas. No importa de qué manera las expreses ni lo que tú o los demás piensen del resultado final: lo que cuenta es el surgimiento de una idea, y no la idea en sí misma. Tal y como sucede cuando tienes hijos reales, tu corazón siente de una forma determinada y tal vez te parezca que las opiniones de los demás son un ataque a lo más profundo de tu alma; pero siempre debes permitir que esa hija crezca a su modo en el mundo material. Crear puede ser una forma de meditar u orar, y es el acto de crear y no la creación en sí misma lo que refleja lo divino. Las mujeres son diferentes de los animales, pues su sexualidad no se relaciona simplemente con el acto de engendrar hijos, sino que libera sus energías todos los meses a través del ciclo menstrual. Esta es la sabiduría de las mujeres: de ella nace la capacidad de mejorar la vida, fabricar utensilios, crear relaciones estructuradas y comunidades, y expresar la relación que existe entre la humanidad y la naturaleza.”

Inicio este post con este extracto del libro Luna Roja de Miranda Grey y me pregunto ¿de qué manera me he relacionado yo con mi menstruación desde su llegada? ¿de qué manera vosotras os habéis relacionado? ¿Quien os acompañó y de qué manera en la transformación de “niña a mujer”? ¿Qué mensajes recibisteis? ¿Qué recuerdos tenéis? ¿De qué manera vivenciamos cada menstruación?.

En la sociedad actual tratamos de rechazar la menstruación, ignorarla y hacer como si ésta no existiese. Que se note lo menos posible. En la mayoría de los casos la vivimos con un castigo, un peso con el que debemos cargar por la condición de ser mujeres y que nos aleja de aceptar nuestra propia naturaleza cíclica y nuestras necesidades específicas en cada etapa del ciclo, muy diferentes a la de los hombres.

Qué pasaría si se celebrase como un ritual de paso la llegada de la menstruación al igual que se celebran los cumpleaños, las bodas, graduaciones, etc… Podría ser una reunión de mujeres donde se festejase y bailase el nacimiento de una nueva mujer,  donde se hablara abiertamente sobre la menstruación, la naturaleza femenina, su historia, la mitología, los arquetipos, la experiencia personal y cíclica de cada una de ellas, donde generación tras generación transmitiese la sabiduría femenina. La menstruación nos brinda uno de los dones mas maravillosos que posee el ser humano, el CREAR.  Como mujer siento que, aunque la sociedad actual no nos ayuda en nada, cuanto más apartadas nos encontremos de nuestra propia naturaleza femenina tendremos mayores dificultades psicológicas y físicas, pudiendo llegar incluso a desarrollar patologías clínicas.

Recomiendo este libro a todas las mujeres que deseen tomar conciencia de nuestra esencia y sabiduría femenina, y, como no, la menstruación forma parte de ella.

Noelia Valladolid Baringo. Psicóloga. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s