Los hombres y los tratamientos de reproducción

Mónica Bascuñana
Psicóloga

Hasta no hace tanto tiempo existía la idea de que la infertilidad en una pareja se debía siempre a problemas de la mujer. Afortunadamente, los avances científicos han rebatido esa falsa creencia. Hoy podemos decir que un tercio de los problemas de infertilidad se deben a factor femenino, otro tercio a factores masculinos y el tercio restante de los casos a una combinación de ambos factores.

Aún así, nos parece todavía que la mujer vive de forma más intensa el hecho de no poder tener hijos. De hecho, una de las quejas más reiteradas que nos plantean nuestras pacientes es que en ocasiones se sienten solas ya que no perciben en sus parejas la misma implicación que tienen ellas. Pero, ¿es esto cierto realmente?

La infertilidad masculina, tradicionalmente y de forma errónea, se ha visto asociada al concepto de virilidad, con lo que si la infertilidad proviene, total o parcialmente, de un factor masculino, el hombre puede ver su autoestima afectada. Además, existe cierta reticencia a hablar sobre el tema, a expresar los  sentimientos y a comunicar fuera de la pareja los motivos de la falta de descendencia.

El papel masculino dentro de los TRA puede hacer que el hombre se sienta desplazado e incluso inútil durante el proceso. Las exigencias a las que se ven sometidos son mucho menores que las de sus parejas y a veces surge un fuerte sentimiento de ser el “convidado de piedra”. En los casos de infertilidad por factor masculino estos sentimientos pueden verse incrementados, el hombre se considera el “culpable” de la infertilidad pero todas las molestias e inconvenientes recaen sobre la mujer.

Es bueno que el hombre se sienta parte activa y que seamos nosotras las que le impliquemos en el proceso. Una buena forma será aprovechar el momento de la administración de la medicación. Si es posible, podríamos dejar que nos pusiera las inyecciones o que prepare el material necesario para ello. Será éste un momento muy propicio para compartir las emociones y expresar lo que pensamos cada uno. También es bueno que esté presente en todas las consultas y que les animemos a expresar todas las dudas y opiniones que tengan acerca del proceso.

En esta etapa se hace aún más esencial la comunicación entre la pareja. Expresar los sentimientos de cada uno intentando ponerse en el lugar del otro. El no vivir la experiencia de la misma manera no debe llevar al enfrentamiento sino a la complementación. No nos olvidemos que este largo camino ha de ser recorrido por ambos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s