Desarrollo infantil de la identidad del niño

Dra. Cristina Negre, PhD, Centro APROP

4bZZKXHQTseRktZuFYsi_OnTheDockLa identidad de l@s niñ@s se construye a lo largo de los años Siguiendo el modelo de Erikson de desarrollo infantil podemos diferenciar varias etapas de desarrollo y evolución y, concretamente en el caso de los que han nacido fruto de donación de gametos, podemos entender los procesos psicoemocionales que atraviesan.

Durante la primera infancia, hasta los 5 años, el niño no dispone de una estructura cognitiva que le permita entender el concepto de donación de gametos, pero es importante empezar a hablar sobre el tema con naturalidad para que el niño pueda ir construyendo su historia. Aunque no entiendan lo que sus padres les están explicando, les encanta ser los protagonistas de las historias que éstos les cuentan y aún mejor si la historia se explica con cariño, ilusión y afecto. Esta información les ayuda a iniciar la elaboración de su identidad y a entender que significa ser hijo, mamá o papá.

Entre los 6 y los 12 años los niños amplían sus relaciones con personas del entorno no familiar y también establecen con ellos lazos afectivos. Al final de este período se inicia el desarrollo hormonal y sexual y por tanto empieza a cambiar la auto imagen. A estas edades es cuando la diferencia puede ser percibida, por primera vez.

Al final de éste período inician el pensamiento abstracto y con ello la comprensión de la sexualidad, es decir, pueden entender el papel que juega el donante y las implicaciones que se derivan llevando, en ocasiones, a generar sentimiento de diferencia. Para poder integrar este sentimiento los principales recursos son el conocimiento y la comprensión de las razones que motivaron a los padres para aceptar una donación de gametos. Sentirse deseado y plenamente integrado en la familia.

Ya en la adolescencia, entre los 13 y los 19 años, se produce un cambio hormonal total y se inicia el desarrollo puberal y de la actividad sexual, con lo que puede ponerse de manifiesto el tema del desconocimiento de los referentes físicos y el cuestionamiento sobre la motivación del/ la donante

Esto, junto con su nueva habilidad para entender conceptos abstractos, les lleva a preocuparse por los valores, la moralidad y el yo, lo que supone juzgar la decisión de los padres y del/la donante.

Sea como sea, la comunicación, la confianza, el respeto y la sinceridad, son los recursos principales con los que cuentan los padres para transmitir a sus hijos la información sobre su concepción, su identidad, consolidando la relación paterno-filial sobre una base sólida carente de ocultaciones o mentiras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s