El grito ….. de una voz silenciosa

Soledad Chamorro Barranco, Psicóloga IVI Madrid

studio-2100417_960_720Quiero hacer eco en este blog de las voces de quienes piden a gritos que se les respete, de quienes ¡quién sabe!, quizás muchas más de las que creemos, están entre bastidores….. y nadie las ve.  A ellas, como a casi todas,  y casi sin darse cuenta, la vida les va pasando; gran parte de la misma y gran parte de su tiempo, dedicadas a lo suyo, a su historia ! sea la que sea¡,  a sus intereses, a sus ilusiones, a sus metas tan particulares y a la vez tan retadoras; y así …. poco a poco, en ese devenir de su tan particular historia, se ven inevitablemente apostadas de repente entre bastidores, sorprendidas y apabulladas, observando, esperando … y en una necesidad constante de protegerse a la vez de que las vidas de otras, no les invada demasiado.

¡No es su película, no es su historia, y sin embargo les toca vivirla como si lo fuera!

Es este un blog con un temática clara: la fertilidad, la maternidad, la reproducción asistida y las dificultades a ellas asociadas. Y si es así, entonces, por qué hablar de quienes quizás no tengan ninguna dificultad reproductiva, de quienes nunca se han planteado ser madres, de quienes en definitiva,  tengan o no dichas dificultades, ni las mismas representan algo vital en sus vidas, ni su existencia gira en torno a ello. ¡Ellas mismas se preguntan también porqué!

Son esas OTRAS, que también son ELLAS, son esas mujeres que Simplemente No Quieren Ser Madres y Nunca se lo han Planteado.

Conozco a muchas, me las encuentro cada día, y con algunas de ellas mi relación es profesional. Las veo en la consulta, necesitan ayuda y necesitan resolver sus grandes o pequeñas dificultades vitales, afrontar sus preocupaciones, tomar decisiones difíciles y valientes, necesitan “tirar p’alante” y plantarle cara a su vida, para poder así disfrutarla, como la vida misma se merece.

Todas tienen algo en común, que comparten sin saberlo…. En todas hay una fuente de malestar que les acompaña en silencio.

Cada una de ellas con una historia personal, exclusiva y específica: mujeres que trabajan o que no lo hacen, que tiene pareja o que no la tienen, que tienen sólidas y estrechas relaciones familiares o que tienen vínculos afectivos complicados y dañinos, que se deprimen o que no lo hacen, que la ansiedad a veces les invade o que nunca ésta se les puso de frente, que a veces se obsesionan con algo o que son incapaces de vivir sin necesidad de controlarlo todo, …son muchas las razones que les llevan en un momento muy particular de su vida, a pedir ayuda.

Puedo asegurar que ninguna de ellas necesitaba ser madre, ni resolver sus problemas de pareja con la maternidad como protagonista, ni luchar en su vida profesional para que ser mujer en edad reproductiva, no supusiera un hándicap más, ni que sus dificultades sociales o familiares tuvieran como eje central la maternidad o roles de ella derivados.

Sin embargo, todas ellas a lo largo de su vida, en momentos y fases muy particulares de la misma, tuvieron que enfrentarse a lo que de ellas se esperaba, a esas expectativas ya marcadas de antemano, a esos “cometidos” que quisieran o no,  debían ejercer en el devenir de su vida: sus padres querían ser abuelos, sus amigas que ya eran madres, no entendían porque ellas no, a su vida en pareja desde fuera se les transmitía que le faltaba algo, sus entrevistas de trabajo, sus empresas, sus jefes, les hacían sentir el peso y la diferencia que ya per se, marcaba el hecho de ser mujer.

¿Por qué? … se preguntan todas ellas,  algo que para ninguna es un problema, ha de serlo de forma inevitable. Ni han querido, ni quieren,  ni nunca  han necesitado hacer de la maternidad su objetivo de vida.

!Ya les sobra con lo que les sobrepasa, con lo que les supone afrontar un camino lleno de obstáculos, con lo que tienen que lidiar día a día para vivir como les gustaría y así disfrutar y vivir con intensidad su vida¡ Sin embargo viven en un entorno, en una sociedad, en un hábitat que les recuerda constantemente que no están cumpliendo con lo esperado, que son diferentes, que a esa forma particular suya de vivir su historia….le falta algo esencial, la maternidad.

No es justo para ellas, quieren vivir con total legitimidad lo que ellas mismas han decidido para sus vidas, sin que con ello estén faltando ni a nadie ni a nada. Solo quieren ser respetadas y consideradas como lo que son, personas que eligen y deciden como cualquiera, qué quieren que suceda en sus vidas y cómo necesitan vivirla.

Me pidieron que fuera su voz y así lo hice…

 ¿Y por qué no? me pareció oportuno serlo en un foro como este….. El fin es sencillo y el cambio … se está haciendo: que en el mundo en el que vivimos, que en nuestra sociedad ser o no ser madre, y querer no no serlo, no necesariamente marque tan descomunales diferencias

En nombre de todas ellas, Gracias.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s